Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

En la Carta de las Naciones Unidas se establecieron seis órganos principales en la Organización, incluido el Consejo de Seguridad. La responsabilidad primordial en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales corresponde al Consejo de Seguridad, que podrá reunirse cada vez que la paz se vea amenazada.

Según dispone la Carta, las Naciones Unidas tienen cuatro propósitos:

  • Mantener la paz y la seguridad internacionales;
  • Fomentar relaciones de amistad entre las naciones;
  • Cooperar en la solución de problemas internacionales y en el desarrollo del respeto a los derechos humanos;
  • Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones.

El Consejo de Seguridad cuenta con 15 miembros, 5 permanentes y 10 no permanentes. Cada miembro tiene un voto, no obstante ello, los cinco miembros permanentes cuentan con el poder del veto. La presidencia del Consejo de Seguridad rota de forma mensual y alfabéticamente entre todos los miembros del Consejo de Seguridad.

Todos los Miembros de las Naciones Unidas se comprometen a aceptar y aplicar las decisiones del Consejo de Seguridad. Mientras que otros órganos de las Naciones Unidas hacen recomendaciones a los Estados Miembros, sólo el Consejo de Seguridad tiene el poder de adoptar decisiones que los Estados Miembros están obligados a aplicar en virtud de la Carta.

Ante la existencia de amenazas contra la paz o de actos de agresión, el Consejo de Seguridad dirige la labor de encontrar una solución pacífica. De este modo, solicita a las partes en conflicto que se llegue a un acuerdo por medios pacíficos, recomendando métodos de ajuste o términos de acuerdo. Sin embargo, en ciertos casos el Consejo de Seguridad puede imponer sanciones e incluso, autorizar el uso de la fuerza con el objetivo de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales.