Proteger a la población civil

Los conflictos armados continúan perturbando a muchas partes del mundo, causando devastación y destruyendo la vida y la dignidad humana. La mayoría de los conflictos son de índole no internacional y dan lugar a graves infracciones del Derecho Internacional Humanitario cuyas víctimas son personas civiles, que resultan desplazadas, heridas o muertas. En ese marco, las mujeres y niños enfrentan una vulnerabilidad especial debido a las reiteradas violaciones de sus Derechos Humanos y libertades fundamentales.

Por ello, Uruguay se encuentra seriamente comprometido con la protección de civiles y contribuye de manera tangible a resguardar sus vidas en situaciones de conflicto donde Naciones Unidas despliega OMPs, tanto a nivel operativo en el terreno como en las discusiones políticas en Nueva York. Los Cascos Azules uruguayos cumplen a diario tareas de protección de civiles bajo peligro inminente de violencia física en el Este de la República del Congo, bajo el mandato de MONUSCO. En Nueva York, Uruguay es un actor pro – activo y constructivo para lograr consensos políticos y mejores entendimientos entre todos los actores involucrados en la aprobación, planificación e implementación de los mandatos de protección de civiles. El Consejo contará en Uruguay, con un socio experimentado y empeñado en la búsqueda de consensos.